20

Rodrigo, mayo 2014

Quiero compartir con ustedes algunas palabras sobre la maravillosa experiencia que viví en ese mágico lugar.

Llegué sin grandes expectativas pero siempre con la ilusión de poder avanzar un peldaño más en mi conexión interior… Sin embargo fue una experiencia de amor que nunca había experimentado en mi camino espiritual.

Desde que puse un pie en esa tierra única, sentí la energía del lugar. Cada día y vivencia de los rituales con las diversas plantas que disfruté fueron ayudando a expandir mi corazón hasta un punto de sensibilidad extrema que nunca había experimentado en mis varios años de meditación.

La experiencia de la ayahuasca reveló algo que me ayudó a comprender un poco más y reafirmar el lindo camino que estoy siguiendo, a la vez de creer que todo se puede complementar en torno al crecimiento espiritual.

No fueron necesarias más ceremonias, pero sí el vivir ese lugar tan especial junto a mis diarias meditaciones para llegar a un estado de sensibilidad maravillosa, que me llenó de amor…. Ahora sólo debo continuar mi camino creyendo que es el que realmente me puede llevar a estados más elevados de conciencia que me beneficiará en esta vida y las que vendrán.

Sé que voy a regresar algún día… Cuando las sincronías me lleven nuevamente por allá. Mientras, sólo me queda agradecer su sabiduría al crear este lugar de sanación.


ument, 'script', 'twitter-wjs');