Sanación y Chamanismo

La curación es el regreso a nuestro estado natural, integrados con nosotros mismos, nuestros hermanos, la Naturaleza y el Universo. La enfermedad o los trastornos del cuerpo y la mente, son el resultado de una serie de creencias o acuerdos mentales que enajenan al hombre de la fuente de la vida. Es la posibilidad de volver a beber esta agua bendita y recordar quienes somos, el tesoro que ofrece Ani Nii Shobo.

La selva, la cultura shipibo y la práctica de la milenaria medicina chamánica son los elementos que componen la experiencia de Ani Nii Shobo. En el centro de todo ello se ubica el chamanismo, un saber misterioso que mana de las fuerzas y dones espirituales de las plantas y animales de la selva. El chamán a través de dietas y largos aprendizajes con distintas y poderosas plantas, se alía con los espíritus de estas, los que invoca a través de sus ícaros (cantos) en las ceremonias con Ayahuasca, Tabaco u otras plantas maestras. El chamán se inviste de estas energías y procura despertar y orientar los recursos anímicos de la persona, para que esta revierta el proceso de pérdida de energía y permita a su Alma volver a beber de la fuente.

El chamán emplea dos caminos para curar: la medicina de plantas maestras y las ceremonias de Ayahuasca. Las plantas medicinales o maestras pueden ser ingeridas o aplicadas de diversas maneras: bebiendo el extracto, en infusiones, en forma de cataplasmas, a través de vaporizaciones, en baños con agua, fumando las mezcladas con tabaco o en preparaciones al fuego, como es el caso de la Ayahuasca. Para que una dieta sea efectiva, se acompaña por comidas sanas y livianas, sin grasas, ricas en peces, plátanos, arroz, algunas frutas y verduras.

El otro camino empleado por el chamán es el de las ceremonias de Ayahuasca, que se celebran de noche y constituyen, probablemente, el rito chamánico más importante de la Alta Amazonía. En quechua Ayahuasca significa liana del espíritu, aunque también se le llama liana de la muerte o del alma. El brebaje de la Ayahuasca es un poderoso desintoxicante, una purga como muchas veces se le dice, una medicina que permite acceder a los contenidos del inconsciente, permitiendo una profunda sanación de cuerpo y mente. A través de los ícaros, el Chamán llama a los espíritus de la Ayahuasca y de otras plantas y animales, para limpiar nuestros cuerpos, elevar nuestros pensamientos y reconectarnos con la Naturaleza y nuestra esencia espiritual (véase más sobre la Ayahuasca en el apartado Ayahuasca).

En Ani Nii Shobo es posible realizar dietas o programas de sanación, aprendizaje y conexión con la Naturaleza. Es posible tratar el estrés, la depresión y otros desórdenes mentales, así como ciertas enfermedades físicas crónicas e incluso adicciones. El éxito de una dieta o tratamiento, reside en la capacidad del individuo para tomar responsabilidad de la propia condición y someterse a un trabajo demandante tanto a nivel físico como psíquico. La desintoxicación profunda, el cambio radical en ciertos hábitos y estructuras requiere de considerable fuerza, voluntad y fe en el chamán y en las plantas que obran a través de él, y sobre todo en uno mismo.