Ayahuasca

El brebaje de la Ayahuasca es conocido con distintos nombres a lo largo del Amazonas: Ayahuasca, Yagé, Caapi, Purga, entre otros. Se obtiene hirviendo en agua por varias horas la liana de la Ayahuasca (Banisteriopsis Caapi) y las hojas de la Chacruna (Psychotria viridis).

La Ayahuasca, no cabe duda, es uno de los brebajes conocidos de mayor sofisticación y complejidad. Lo que la hace sobresaliente es la presencia, por una parte, del alcaloide harmala (principalmente harmina y tetrahydroharmina) derivado de la liana de la Ayahuasca y, por otra parte, del poderoso agente psicoactivo DMT (dimetyltriptamina), derivado de las verdes hojas del arbusto de la Chacruna.

La principal acción de la harmina es inhibir la acción de la enzima llamada monoxidasa. La monoxidasa, presente en el tacto gastrointestinal, metaboliza la serotonina y el DMT, o dicha de otra manera, reduce la acción de este neurotransmisor y de este alcaloide. El DMT es responsable de la dramática estimulación visual y psicoactiva del cerebro. A la Chacruna, de hecho, los shipibos le asignan el poder de visionar, descubrir e ir más allá del pensamiento ordinario. La serotonina también presente en el tracto gastrointestinal y el cerebro, y cuya estructura química es muy similar al DMT, pareciera ser responsable de las funciones más elevadas de conducta del cerebro, como la planificación, la reflexión, la capacidad de foco o concentración y otras relacionadas. Aparte de ser un importante neurotransmisor, la serotonina es responsable de la producción de melatonina. Esta última se produce de noche con los ojos cerrados o cuando se práctica alguna forma de meditación.

Por lo tanto, las harmalas de la ayahuasca inhiben la monoxidasa, permitiendo una mayor actividad del neurotransmisor serotonina (que el mismo cuerpo produce) y del agente psicoactivo DMT, estimulando por tanto, de manera significativa el sistema nervioso central, conduciendo, a un estado no ordinario de consciencia. Dicho estado muchas veces está asociado a una capacidad incrementada para percibir olores, colores, sabores sonidos, etc. Se ha visto que se incrementa la capacidad de atención, el acceso a contenidos inconscientes, se altera la percepción del tiempo, se estimula la expresión emocional. Asimismo, se observa cambios en la percepción de imágenes, alteración de la realidad y observación de fenómenos que sólo nos habituamos a experimentar en los sueños, cambios en el sentido y significado de las cosas, sentimientos de expansión y vitalidad. En ocasiones, las personas acceden estados místicas elevados o de contacto con lo inexpresable.

Para los shipibos, las Ayahuasca ha sido y es un medio para sanar y ver más allá de lo cotidiano. Como dice Roger, es una conexión espiritual con los grandes vientos, la tierra, el cielo, la Naturaleza y el gran Padres Sol.